jueves, 9 de agosto de 2012

A vuelo de pájaro

Hoy como hago cuando tengo tiempo, ahora menos que antes, pues comencé en un nuevo trabajo; estuve buscando algo que compartir y recordar, para aquellos que tal vez lo leyeron y encontré una obra de Elsa Isabel Bornemann, una escritora Argentina, muy reconocida y respetada; donde el género narrativo es una forma no pura de diario íntimo, donde en un texto en prosa cuenta día a día las cosas que le suceden, emocionan o preocupan. Ésta obra se titula: "A vuelo de pájaro", espero que la disfruten...

1- LO QUE HAGO
Acabo de lavarme la cabeza. Salgo al balcón de mi casa para secarme el pelo. El sol de la mañana se me queda pegado. Por eso, siempre aclaro que soy una rubia "asoleada".
 Me regalaron un secador eléctrico para mi último cumpleaños. No lo uso. Prefiero el viento. Y l sol de la mañana, claro.
 Casi me desarticulo en mi silla de mimbre y respiro la ciudad, que llega en polvo y humo hasta el séptimo piso en donde vivo. A mi alrededor y en sus macetas, las plantas me dan su verde saludo y me ayudan a no olvidar el olor de los campos.

2- LO QUE VEO
 Gorriones bochincheros disputándose vaya a saberse qué: ¿migas en el asfalto?, ¿lombrices en la vereda?, ¿brotes nuevos en los espacios vacíos que dejaron los obreros de la municipalidad, despúes de hachar los últimos árboles de esta calle céntrica?
 No sé como tantos pajaritos gorjean aún en la ciudad...
 Mi pelo ya está casi seco. Me lo voy a cepillar una vez más y volveré adentro.

3- SORPRESA
 Oía... Ese que se paró sobre la baranda del balcón no es un gorrión... ¡Un jlguero! Me acerco en puntitas de pies para verlo de cerca, pero él se asusta y se vuela. Ahora es una manchita oscura deshilachándose entre las antenas de televisión del edificio de enfrente.
 Ya se fue... Siento como si también se hubieran volado mis ganas de sol...
 Vuelvo a mi habitación y pienso en el jilguero. Me pregunto si el jilguero pensará en mí... Acaso mañana...

4- YA MAÑANA
 Salgo al balcón, y no solamente para regar mis plantas. Sé que es una tontería, pero espero al jilguero. Mi mano le reserva miguitas de pan. Mis ojos hacen equilibrio sobre las cornisas, resbalan por los retacitos de cielo que se enganchan en las antenas...
¿Por dónde veré aparecer la manchita oscura? ¿Volverá?

5- SEGUNDA SORPRESA
 ¡Es él! ¡Es él! ¡Ha vuelto!
 Desde la sala, las carcajadas de mi hermano se confunden con mis gritos de alegría y abren una duda: -¿Cómo saber si es el mismo pájaro de ayer? Es el mismo; lo sé, no importa cómo.
 Le ofrezco las miguitas, dispersándolas sobre la baranda del balcón. Me mira desde lejos, temeroso, y, temeroso se acerca a comerlas.
 Me mantengo quieta, a la distancia, no quiero asustarlo.

6- HOY
Pasaron muchos días desde la primera vez que el jilguero se detuvo en el balcón. Regresa siempre. Siento su entrega a mi afecto, su total confianza. Ya come de mis manos.
 Me bastaría cerrar los dedos en torno a su cuerpecito y podría ponerlo en una jaula. Pero mis manos no desean ser su jaula. Mi corazón tampoco.
 Mirándolo, toco su plumaje. Mirándolo, su hermosura. Y es mío porque lo quiero.
 Así de fácil es querer cuando de quiere de veras...

 7- FINAL
 Esta historia no se la cuento a la gente grande. No la creerían. O tal vez me aconsejaran comprar una jaula... Los mayores necesitan sentirse dueños... dueños... Y no entenderían que mi jilguero y yo sólo necesitamos el aire libre para tenerlo todo.
 Y no entenderían que él vuelve a mí cuando lo desea y porque lo desea: desde su libertad.
 Porque también es mi libertad la que lo espera.
 Como a Joaquín.
 Mi más querido amigo.
                                                         " No somos irrompibles",
                                             Elsa Isabel Bornemann (argentina)

Sicalis Flaveola, Jilguero argentino
Jilguero Corbatita






Gorrión sorprendido
Gorrión

9 comentarios:

  1. Simplemnte mágico me inspiraste con esa historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dulce! Me alegra ver que estas mejor. Gracias por tu visita. Besitos =)

      Eliminar
  2. Me gusta el espíritu del relato, no me gusta que los pájaros vivan enjaulados.
    Un beso.

    Si no te causa problema estaría bien que quitases la verificación de palabras en comentarios, es engorroso y se pierde mucho tiempo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Wendy! Gracias por visitarme, me gustaría seguir tu consejo, pero no sé como se saca eso que me pedís, ni siquiera se que es. Perdón mi aprendizaje va lento. Cuando pueda le pido ayuda a mi amigo y veo de quitar eso. Besitos =)

      Eliminar
  3. Me ha gustado y las fotos también. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Jilgueros! son tan lindos!

    jaja qué mágica esa sensación de que regresen a ti una y otra vez, aquí en casa, pasaba eso con un colibrí

    Hermosas fotos :D

    ResponderEliminar
  5. Hermosa historia y es bastante
    real te diré, suele pasar.
    Me encantó, escribe muy bien!
    Y que decir de los jilgueros,
    belleza, yo que me enamoro de todos los animalitos,los amo a todos y los pájaros, aves etc. tienen algo
    mágico que nos atrae.
    Gracias,guapa!

    Besitos =))

    ResponderEliminar
  6. Poppy: Coincidimos plenamente en lo de los animalitos!!! aunque habrás notado que tengo debilidad por los felinos... Me alegro que te guste la escritora y el diario es mucho más organizado que el mío, si tuviera que mostrar el que tengo...Nooooo. Muchos besitos para tí =)

    ResponderEliminar
  7. С чего начать блог ? Предложить хорошие сайты блогов , а также актуальные темы , чтобы написать блог на . ?

    ResponderEliminar